• RICARDO CÉSAR

Iron Maiden: Foro Sol | Una de las bandas más grandes del Rock


Ocesa: César Vicuña

Invitado super especial.


El pasado 7 de septiembre tuvimos el privilegio de presenciar 2 bandas fenomenales, una de ellas: Mastodon. Y qué decir de su presentación, un poder inigualable, una fuerza en sus acordes impresionante, en un set de 11 canciones nos hicieron vibrar y headbangear todo el tiempo, pudimos disfrutar de la técnica de sus integrantes y deleitarnos con su característica rotación en las vocales. Naturalmente las canciones que más se disfrutaron fueron “Megalodon” y “Blood and Thunder”, ambas piezas pertenecientes a uno de los mejores álbumes que se han hecho jamás "LEVIATHAN" (2004), como en cada set pudimos gozar de su creatividad con diferentes ritmos, intensidades y habilidades. Una de las mejores bandas de metal em la actualidad, sin ninguna duda y por eso se ganaron el derecho de ser los invitados super especiales de Iron Maiden.


La doncella de Inglaterra esta más que viva.


Iron Maiden volvió con su Legacy of the Beast Tour después de su última presentación en México en 2019 en el Palacio de los Deportes, aunque en esta ocasión quisieron llevar el espectáculo a otro nivel en el Foro Sol. Se dudaba del lleno total, algunos boletos quedaban a la venta el día del concierto, sin embargo, 65mil almas se dieron cita para ver a la bestia en acción y fue una maravilla, además de muy merecida una presentación tan grande, la más grande de todo el tour.


Para este evento iniciaron con 3 canciones de su nuevo álbum "SETJUTSU", la respuesta del público no fue la mejor, “Senjutsu” y “Stratego” pasaron un tanto desapercibidas, ya con “The Writing in the Wall” los coros resonaron más, personalmente disfruté mucho el inicio y ver la escenografía de tintes orientales y a Eddie en modo Samurái valió todo el inicio.


Bruce Dickinson se dio el tiempo para resaltar y maravillarse con el poder de 65 mil almas, “el concierto más grande de su maldito tour”. Guardando silencio para escuchar el típico “Ole, ole, ole, ole Maiden, Maiden…” y haciendo alusión a la siguiente canción, "Blood brothers" dijo: "Esta noche es algo hermoso que estemos reunidos, como siempre los veo a todos, atrás a los costados mis amigos, mis hermanos de sangre", fue un momento conmovedor, luego de una larga pandemia que hizo estragos en todo, sus palabras hicieron sentir la unión, la fuerza unificadora de la música, la conexión con nuestros hermanos reunidos en el recinto se podía sentir alrededor, el disfrute, las caras de gozo, fue sublime presenciar el momento. Llegó “Flight of Icarus” mientras detrás del escenario un Ícaro gigante hacía su aparición, Dickinson haciendo uso de un lanzallamas, a partir de este momento la energía ya no decayó en ningún momento. Minutos después “Fear of The Dark” se convirtió en la canción más coreada del set “Fear of the dark, Fear of the dark, I have a constant fear that something's always near, Fear of the dark, Fear of the dark, I have a phobia that someone's always there” para darle entrada a la explosión de riffs por parte del tridente de guitarras Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers, espectacular momento para estar vivos.

Musicalmente se podría describir cada canción y la sensación generadas por ellas, lo que se percibió de la gente, pero no terminaríamos nunca, cada una de las piezas fue tocada y escenificada de forma virtuosa. Es adecuado darle un giro a la reseña para destacar la energía de los integrantes, todos con más de 60 años y su fuerza en el escenario digna de unos jóvenes, con un poderoso compromiso teatral de la banda para transmitir su arte, haciendo uso de una gran escenografía, con fuego, pirotecnia, un avión, la cabeza de la bestia, un Ícaro, jaulas, lazos, Samuráis, el emblemático Eddie, naturalmente el juego de luces, los colores, los matices, todo ello da la sensación de estar viviendo cada canción, cada acorde, de ser parte de la banda.


Bruce Dickinson estaba realmente maravillado por el público tan numeroso que se le rendía a cada minuto a la Doncella de Hierro. Poco tenía de iniciado el concierto cuando aventaron un Dr. Simi al escenario, parece que ya una tradición y Bruce lejos de sentirse agredido o algo por el estilo lo puso a cantar y a hacerlo parte del show, después vinieron más y su lugar estuvo en el bombo de Nicko McBrain. Me parece sumamente admirable el ímpetu con el que se presentan cada ocasión, hemos tenido la oportunidad de ver a la Doncella 3 veces y parece que el paso del tiempo les da una mayor convicción de divertirse, los convence más de que están haciendo lo que quieren hacer y no hay mayor gozo, son espectaculares, la interacción con el público siempre es un deleite, es un amor mutuo, estoy seguro que cada oportunidad que tenga el público mexicano le rendirá pleitesía a Iron Maiden, porque se lo han ganado a pulso. Por supuesto, de la banda fundada por Steve Harris (bajista), también vinieron gestos de reverencia, finalizando el concierto todos con sus sombreros de charro adorando al público mexicano que se dio cita.


Ya en una reseña pasada decíamos que “el Legado de la Bestia es espectacular, -composiciones sublimes, un despliegue de talento musical único, un gran compromiso con la teatralidad y con canciones que trascienden el tiempo, Iron Maiden se ha convertido en Una Banda Atemporal-“. No se puede agregar más, es una de las bandas más grandes del Rock, con un legado inigualable y por ahora sigue creciendo.


Facebook@CesardelRock21

Twitter@CesardelRock21

Instagram@CesardelRock21

10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
ENTRADAS DESTACADAS
TAGS

Únete a nuestra "Lista de correo"

Recibe todas nuestras actualizaciones