• RICARDO CÉSAR

INTERPOL: TOTBLXV | CDMX | Octubre 17

SENCILLAMENTE BRILLANTE

INTERPOL: TOTBLXV - CDMX

Se han cumplido ya 15 años del álbum TURN ON THE BRIGHT LIGHTS (2002), de los neoyorquinos Interpol, uno de los mejores álbumes de la escena Post-Punk Revival, un LP muy completo y bien producido, con una gran armonía entre lírica y música. Con motivo de este aniversario, la banda decidió realizar la gira TOTBLXV en la que se ha tocado en su totalidad el disco, redondeando las presentaciones tocando algunos clásicos. Por supuesto nuestro país formó parte de esta gira. Para México tocó turno 17 y 18 de Octubre en el Pepsi Center del WTC, en Rocktopía Mx les traemos la reseña del primero de estos conciertos.

En las inmediaciones del Pepsi Center, los revendedores no tenían otras frases que: “¿Te sobran boletos?” y “¡Te compro boletos!”, mostrando claramente que se trataba de un Sold Out, y no es para menos, Interpol siempre ha tenido un arraigo y una relación estrecha con el público mexicano, además, el recinto con aforo de 7,500 personas, garantizaba el lleno total.

Los londinenses Pumarosa fueron la banda invitada, encabezados por la bella Isabel Muñoz, con un concepto bastante agradable que por momentos nos ponía a bailar, tocaron algo más de media hora, a muchos nos gustó el acto, otros más pedían que acabara; en términos generales me pareció un buen inicio.

PUMAROSA

(Pumarosa)

Pasó aproximadamente media hora para que el escenario se iluminara de rojo, haciendo alusión a la portada del álbum debut de la banda estelar de la noche. Paul Banks (vocalista/guitarrista), Daniel Kessler (guitarrista), Sam Fogarino (baterista), Brad Truax (bajista) y Brandon Curtis (tecladista) hicieron su aparición con su característica elegancia al vestir de traje y corbata.

Kessler comenzó con los primeros riffs melancólicos y cadenciosos de “Untitled”, emocionante y vibrante, el público respondió entregándose por completo a la banda. La siguiente canción sería una de las canciones icónicas y favoritas de los seguidores de los neoyorquinos “Obstacle 1”, con esa furia y energía musical y los sufridos versos en la gran voz de Banks, sin duda uno de los momentos cumbres de este concierto, espléndido y cargado de emociones, probablemente aquí echamos en falta a Carlos Dengler, pues esta obra tiene una complementación increíble entre el bajo y la batería.

Vendría nuevamente la nostalgia con “NYC”, esta canción que habla sobre la ciudad natal de la banda, curiosamente hablando mal de ella; la batería sencilla, pero imprescindible y potente de Fogarino nos cautivó; “It’s up to me now, turn on the bright lights”, aquí se revela a dónde pertenecen las luces brillantes que titulan el álbum.

Luego de la tranquilidad de “NYC” vendría la fuerza de “PDA”, otro de los grandes clásicos de la banda, sonó potente en el recinto y el público se encontraba eufórico, gran momento. Al finalizar la canción, Banks agradeció en perfecto español la asistencia del público a pesar de los tiempos difíciles que se viven en nuestra nación.

Sonaría “Say Hello To The Angels” con su ritmo bailable y frenético, que permitió empujones, gritos y saltos de los asistentes. Nuevamente Paul Banks se dirigió al público diciendo: “Es hermoso estar otra vez aquí, esta ha sido nuestra segunda casa siempre”, frase que abrió paso para que el escenario se tiñera de azul y comenzaran los acordes lentos de “Hands Away”, exquisito corte, la batería nuevamente creando una atmósfera perfecta, que junto al juego de guitarras y el bajo crean un ambiente místico, un instante sumamente placentero.

Y vendría otro golpe en seco al público, “Obstacle 2” aquí el trío nuevamente nos hace sentir un mar de emociones, la cruda voz de Banks llega hasta nuestras entrañas y la guitarra y el bajo se encargan de estremecernos.

Y porque nunca es suficiente melancolía viene “Stella Was a Diver and She Was Always Down” otra de las favoritas de los fans, una verdadera joya, oscura, penetrante, conmovedora, la voz quebrada de Paul que parece que romperá en llanto, excitante canción, llena de matices, es sin duda otro de los momentos estelares de este recital.

Con una menor complejidad instrumental y fuerza lírica, pero no por ello menos potente llega “Roland”, para que el público salte, grite y muestre toda la energía que nos transmite el trío de Nueva York. Luego vendría una de mis favoritas “The New”, con espléndido bajeo inicial, ritmo pausado, melodía intensa, mientras la letra toma un camino más oscuro, pasa lo mismo con la parte instrumental, -¡Qué goce!-, la batería con simpleza y el juego de guitarras que gritan y nos hacen estremecer con duros golpes, nuevamente los matices enloquecen a los espectadores. Fenomenal canción.

“Leif Erikson” cierra el LP, y de qué forma, soberbio track, es espectacular poder escucharla en vivo, la sonoridad de este tema es un deleite, pero la lírica es sublime, insuperable. Además, Paul Banks con su voz intensa, desgarradora, sencillamente convierte la canción en una genialidad. En verdad TURN ON THE BRIGHT LIGHTS es grandioso, por lo que se agradece infinitamente que en esta gira conmemorativa de su XV aniversario suene completamente. Como extra tuvimos “Specialist”, 7 minutos más de deleite musical, con esta canción cerró la primera parte del concierto.

Después de unos minutos la agrupación regresó para hacer sonar el intro potente de “Not Even Jail”, siempre es un goce poder escuchar esta canción, la mejor del ANTICS (2004), quizá también la mejor de la banda (tema debatible), sobresalen el bajeo y el punteo de la guitarra, sublime pieza, todos nos encontrábamos extasiados. Y nos depararía otra explosión en el Pepsi Center con “Slow Hands”, furiosa, frenética, provocó que todos saltáramos al ritmo de “We spies, We slow hands, Put the weights around yourself”, realmente exquisita.

Vendría “Ligths” a la que ciertamente el público no respondió. Posteriormente retomaríamos la euforia con “All the Rage Back Home” perteneciente a EL PINTOR (2014), con inicio lento que hace su transición a un ritmo más dinámico y bailable. Continuarían el recital con “The Heinrich Maneuver” que pertenece al OUR LOVE TO ADMIRE (2007), con atractivas guitarras que mantienen un gran ritmo, haciendo armonía perfecta con la furia de la batería, gran tema.

Y el cierre vendría nada más y nada menos que con la famosísima “Evil” del ANTICS, icónica, emblemática y la canción más reconocida del trío neoyorquino, con ese característico bajeo inicial, penetrante, que le sigue la potencia de la batería de Fogarino, para abrir paso a las guitarras; espectacular culminación, fuerte, enérgica, electrizante. Así termina un gran concierto, sin duda uno de los mejores del año.

Magnífica banda, cada visita de los neoyorquinos a nuestro país tiene los ingredientes perfectos para hacer explotar al público mexicano, cosa que no es nada fácil, pues se trata de una audiencia bastante exigente. Interpol en definitiva es una garantía de buena música, de emociones, de explosividad, este concierto no fue la excepción, un espectáculo SENCILLAMENTE BRILLANTE, basta un juego de luces al ritmo de las melodías, sin necesidad de mayor producción, el impacto es igualmente poderoso. Las guitarras disonantes y furiosas, el bajo que aunque no es Dengler, sigue siendo potente, Fogarino sentando las bases del poderío musical con su batería, el público totalmente entregado, algunos ríen, otros lloran, todos estamos extasiados, presenciamos una gran actuación, todos nos vamos satisfechos y sabedores de que volveremos a asistir a un concierto de Interpol.

SETLIST

(Setlist)

(Fotos oficiales: pepsicenterwtc.com/galeria.html)


Redes sociales del autor: Facebook: Ricardo César

Twitter: @ric3toib

116 visualizaciones
ENTRADAS DESTACADAS
TAGS

Únete a nuestra "Lista de correo"

Recibe todas nuestras actualizaciones