• GABRIEL LEMUS GRANADOS

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!


HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

Fotografías: OCESA (César Vicuña/Raúl "Kigra"/Lulú Urdapilleta)

Facebook/Hell And Heaven Fest

El primer día del HELL AND HEAVEN cumplió con toda la expectación generada, nos esperaba el segundo día de actividades, ¿Lograría igualar o superar al día anterior?


5 de mayo, sábado caluroso en la CDMX, la cita fue a medio día, llegando al venue, el ambiente se percibía más festivo que el del viernes, quizá por tratarse de un día inhábil laboralmente. Esta vez más de uno iba preparado con impermeables para enfrentar la lluvia, pero afortunadamente, salvo una pequeña llovizna durante la tarde, El Dios Tláloc respetó 100 % la jornada que cerraría el festival. De nueva cuenta, la zona Preferente me recibió para disfrutar de la continuación de la fiesta, sería un día inolvidable...

AT&T HEAVEN STAGE | S7N (14:00 - 14:40)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

Ganándose Un Lugar En Las Grandes Ligas

S7N es una banda consolidada en la escena underground del Metal Mexicano, esta vez, la prueba fue alcanzar otros horizontes, un escenario principal en el HELL AND HEAVEN esperaba a estos heavymetaleros.


Durante el toquin de S7N, el aforo en la zona Preferente no fue demasiado, pero ahí estaban algunos miembros del Club de Fans de la banda (-Cada que he visto en vivo a S7N, su fans están ahí apoyándolos-), en suma con el público del área General, ya éramos una cantidad considerablemente "grande" para una banda under.


A pesar de la presión que implica tocar en un festival de esta magnitud, vi a los S7N cómodos, controlando el nervio y dando lo mejor de sí, -¡Chingona actuación, repleta de mucho power!-. "Blackout" del álbum FEARLESS (2013), "Innocent Guilty", "Deadline" y "Bomb Maker" del álbum DEADLINE (2016), fueron algunas de las rolas que sonaron con todo.


El final llegó con "Enemies", brutal rola que fue aprovechada para presentar oficialmente a su nuevo baterista:




S7N es una de las mejores bandas de Heavy Metal que ha dado México en los años más recientes, y no lo comento porque sean una banda amiga de Rocktopía Mx, la calidad de la agrupación está comprobada en cualquier tipo de escenario. Mao Kanto (vocalista/guitarrista rítmico), Israel Monroy (guitarrista solista), Guillermo García (guitarrista solista) y Lalo Olvera (bajista), todavía tienen un camino largo por recorrer, pero tengo la certeza de que llegarán más lejos de lo que ya han llegado; como dice una de sus rolas: "The only deadline is the one you set, there's no more".

AT&T HEAVEN STAGE | L7 (15:20 - 16:00)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

Grunge Gringo... ¡Grunge Chido!

-¡Uno de mis momentos favoritos de todo el festival!-. Desde California, EE. UU. llegaron al escenario las feministas L7, Grunge con matices de Garage y A Go Go, pero con un sonido tan sucio y distorsionado como lo dicta la escuela del género.


La primera rolita fue la clásica "Shitlist", de inmediato sobresalieron algunas fans de la banda, quienes se sabían la letra de esta y de casi todas las rolas.


La tarde se calentaba cuando sonó "Andres", otra rolita clásica:




La recientemente estrenada "I Came Back To Bitch" no prendió tanto al público, todavía no muchas personas la ubican.


"Pretend We're Dead", el hit más popular de la agrupación, preparaba el cierre del recital:




Las L7 son simplemente fantásticas, tocaron excelente: entre ritmos pegajosos y distorsiones, demostraron que el poder femenino rifa; como dijo la líder, vocalista y guitarrista solista Donita Sparks, durante varios momentos de su show: "¡Chido, chido, chido!". Donita merece mucho más crédito del que se le ha dado en la escena Grunge; la bajista/corista Jennifer Finch se robó el show: carismática, coqueta, derrochando sensualidad de una forma hasta cómica, divirtiéndose sobre el escenario; acompañadas por Suzi Gardner en la guitarra rítmica/coros y Dee Plakas en la batería/coros; -¡Las amé a cada instante de su actuación!-.


Tras concluir la tocada de las rockeras que fueran parte del movimiento Riot Grrrl en los 90's, nos retiramos del escenario, las caras de felicidad lo decían todo: clientes satisfechos.


CORONA HELL STAGE | Gojira (17:50 - 18:50)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

El Rugido Estremecedor De Una Bestia


La banda francesa se presentaba como un acto prometedor. Me instalé en la sección General; estaba relativamente cerca del escenario, pues podía apreciarlo en su máximo esplendor (pantallas incluidas). Tenía mis dudas respecto a la calidad del sonido en esa zona, pero durante toda la actuación de Gojira, el audio estuvo IMPECABLE.


El Metal Progresivo con tonos de Groove, devastó todo a su paso, como un monstruo, la agrupación representa su nombre a la perfección.


"Toxic Garbage Island":




Imponente participación que asombró a más de uno (incluyéndome). Los liderados por los hermanos Duplantier: Joe (guitarrista) y Mario (baterista), dieron una brutal muestra de su fusión metalera, la cual no es tan común encontrar, -La verdad tocan muy cabrón, cada una de sus rolas sonó excelente-.


AT&T HEAVEN STAGE | Marilyn Manson (18:50 - 20:00)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

El Peor Acto Del Festival


Para el show de Marilyn Manson regresé a la zona Preferente (ya no me movería de ahí por el resto del festival), -En el público teníamos mucha expectación por ver a Manson-.


Si ustedes son fans del rockstar, seguramente ya están enojados por el título que elegí para describir su actuación, pero si son haters, estarán en el extremo opuesto (contentos de leer una crítica). Casos como el Manson son especialmente complejos, las pasiones que levanta entre quienes lo aman y quienes lo odian, se vieron reflejadas durante su espectáculo en el HELL AND HEAVEN: un sector del público (pocas personas) lo abucheó desde el primer instante en que salió al el escenario; mientras otro sector (igualmente pequeño) gritaba amorosamente aclamando a su ídolo, varios de esos fans incluso vestían un outfit a la MM, maquillados y caracterizados de forma similar al polémico personaje; el resto del público (la gran mayoría) era neutral (aquí me incluyo).


Siendo objetivos y atendiendo todas las circunstancias que envolvieron toda la actuación, cabe dividirla en dos factores:


1.- El Setlist: -¡Muy bueno!-, los fans, los haters y los neutrales, no podemos negar que Marilyn eligió lo mejor de su repertorio, entonces... "¿Por qué Manson fue El Peor Acto del Festival?" -A eso vamos-...


2.- La Fidelidad Del Audio: -¡Un desastre!-, desde que apareció sobre la tarima, "El Reverendo" parecía molesto (-¿Cuando no?-), pronto notamos por qué... a partir del minuto uno y hasta el final de su performance, el audio ambiente tuvo innumerables fallas, -Un auténtico fiasco-. Brian Hugh Warner intentó constantemente durante todo su show arreglar la situación, se le veía muy comunicativo con su staff, primero lo hacía por las buenas pero por momentos lo hacía enfurecido. Para que todos alcanzáramos a percibir la música, el rockstar tenía que gritar (-Sí, ya sé que su estilo se basa precisamente en gritos pero esta vez se requirieron más de lo normal-), y ni siquiera así, la voz lograba escucharse bien, las fallas técnicas se hicieron extensivas para el resto de la banda: guitarra, bajo, y batería, tampoco sonaban como deberían sonar en un festival de clase mundial, aunque lo curioso fue que las carencias eran más evidentes en el micrófono de Manson.


Muchas canciones cuyas versiones de estudio son las más sobresalientes en nombre y en buena calidad, fueron incluidas en el show:


"Deep Six", "Disposable Teens"; en las dos siguientes: "This Is The New Shit" y "mOBSCENE", se presentaron las fallas más graves en la acústica, -Una pena como fueron arruinadas y pasaron casi desapercibidas-.


"The Dope Show/I Don't Like The Drugs But The Drugs Like Me", al ser rolas más lentas y que continuaban evidenciando los problemas de audio, provocaron que un sector de true-metaleros (-Sí, esa típica tribu urbana-) comenzara a abuchear a Manson y a corear el nombre del tan esperado líder de Megadeth: Dave Mustaine, quien sería el siguiente en aparecer. Entonces se generó un momento de confusión en el público, entre los que ya de plano se cargaban hacia el HELL STAGE, o volteaban en la misma dirección, y los que atendían a Manson.


El cover a la agrupación ochentera Eurythmics: "Sweet Dreams (Are Made Of This)", fue de lo mejorcito auditivamente; anunciaba el cierre de "la misa".


Ni siquiera la clásica "The Fight Song", que no era tocada en vivo por la banda desde el 2008, y que fue una de las mejores de la noche, pudo recuperar terreno, el show agonizaba y en general había sido malo:




"The Beautiful People" fue la última canción en sonar, para entonces ya imperaba el ambiente de valemadrismo entre una parte de la audiencia, entonces, a algún genio mexicano (-De esos que abundan-), se le ocurrió cantar en español el coro de la rola, sustituyendo el "The beautiful people... the beautiful people" por "La gente bonita... la gente bonita" (-Hagan la prueba, fonéticamente suena bien; ja, ja-), llenos de risas, muchos siguieron la mexicanización de la letra, esta situación hizo que el ambiente de cierta tensión entre los pro-Manson y los anti-Manson, se esfumara. Así terminó el show, Brian Hugh Warner agradeció emocionado a sus fans mexicanos, latinoamericanos y provenientes de otros rincones del mundo. -Un Hugh Warner que se notó sincero, entregado a su público e intentando dar lo mejor de sí en todo momento-.


Los fans de Marilyn Manson pueden argumentar que la mala actuación que "El Reverendo" dio aquella tarde-noche en suelo mexicano. fue responsabilidad 100 % de los ingenieros de audio (ya sean del festival o del artista), esto tiene su grado de razón. Manson lo intentó pero no pudo consolidar su acto; sin embargo, nada cambia el hecho: -Estuvimos ante El Peor Acto Del Festival, la expectación no se cumplió, la decepción fue contundente-.

CORONA HELL STAGE | Megadeth (20:00 - 21:20)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

El Señor Mustaine Y Compañía

Pocos personajes de la escena metalera mundial, son tan amados en México y Latinoamérica como lo es Dave Mustaine. En cuanto el líder de Megadeth pisó la tarima, el público se entregó en cánticos (dispersos) para él, situación que prevaleció durante todo el setlist de Megadeth.


"Hangar 18" ya es una tradición para abrir los conciertos de la Megamuerte por todo el mundo, el HELL AND HEAVEN no fue la excepción; "In My darkest Hour" fue otra de las clásicas en sonar, -La mejor Power Ballad en la trayectoria de Megadeth-; "She-Wolf" y "Sweating Bullets" también integraron un setlist selecto.


Las sensaciones aceleraron y el ambiente se tornó más thrasher con "Take No Prisoners" y "Tornado Of Souls", -¡Qué joyas!-.


"Trust" (English Version) nos puso a cantar:




La noche continuó con otra popular balada: "A Tout le Monde"; de pronto, surgió un cambio en las emociones, tiempo para la intensidad con "Dystopia" y "Symphony Of Destruction", la cual fue adornada por la porra que naciera en Argentina y que hiciéramos nuestra en toda Latinoamérica: "¡Megadeth... Megadeth... Aguante Megadeth!", coreamos una y otra vez durante la rola que sigue siendo el himno de la banda; "Peace Sells" se sumó a la lista, -¡Tremenda rola!-, dejó en el subconsciente colectivo un mensaje de resistencia vs el sistema y vs los gobiernos que dirigen el mundo y que literalmente generan crisis, muertes y destrucción.


La última canción del recital fue la devastadora "Holy Wars... The Punishment Due":




El performance de Megadeth incluyó 14 rolas, a través de las cuales, la banda dio un recorrido por su extensa discografía. Dave Mustaine es una especie de predicador anti-élite, anti-Nuevo Orden Mundial; el líder de la Megamuerte, siempre está bien acompañado por David Ellefson, quien además de ser un veterano del Heavy Metal y un master en el bajo, es el brazo derecho y pieza fundamental de la agrupación; Kiko Loureiro es uno de esos guitarristas muy técnicos, su experiencia al interior del grupo lo hace desenvolverse como pez en el agua; quien no logró sobresalir fue el nuevo baterista.


Pese a un setlist excelente, el HELL AND HEAVEN 2018 no tuvo a la mejor versión de Megadeth, ante un público muy estático que no armó Moshpits, el cuarteto no provocó la devastación sonora que normalmente genera; por momentos parecía un grupo demasiado cansino, y eso que Mustaine y compañía no son precisamente "los metaleros más viejos en activo", además, por momentos el ritmo se notó suave y no en la tesitura agresiva tan común en Megadeth. En 2015, tuve la oportunidad de ver a la agrupación en vivo, durante el KNOTFEST México, y en aquella ocasión, la banda tuvo un mejor accionar, -Lo garantizo-. 2018 me dio la sensación como si de unos años para acá, los conciertos de Megadeth se estuvieran "suavizando".


De cualquier modo, la despedida del público para Dave Mustaine fue tan emotiva como las más, el metalero convertido al cristianismo, retroalimentó en todo momento a sus fans, buenos deseos y bendiciones emanaban de la boca del músico, situación contrastante con la rudeza y distorsión de sus creaciones metaleras. Mustaine es un ídolo que ha traspasado fronteras, uno de esos quienes incluso sin dar su mejor presentación, siempre salen ovacionados por la audiencia, Dave ya se ha ganado un sitio entre los más grandes, se lo merece, -Larga vida señor Mustaine-.

AT&T HEAVEN STAGE | Judas Priest (21:20 - 22:50)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

Metal Gods: Esto Es Heavy Metal


***Judas Priest, -que no es precisamente "mi banda favorita"-, bien podría ser considerada la mejor banda de Heavy Metal de todos los tiempos, por encima .de Black Sabbath, de Iron Maiden, de la thrashera Metallica o de la agrupación que ustedes consideren, -de verdad, y nadie, por muy conocedor del Metal que se diga, podría negar tal aseveración-. Y es que basta con estar un minuto ante un recital de Judas para sentir cada onda heavymetalera rebotar ante nuestra existencia, ver un espectáculo completo de Priest en vivo es como subirse a la montaña rusa más alta y rápida del mundo.


El recital de Judas Priest en el HELL AND HEAVEN abrió con "Firepower", del nuevo álbum, -¡Devastadora!-; del citado material discográfico también probaríamos "Lightning Strike", el talento no tiene fecha de caducidad.


-¿En serio es para tanto elogiar así las nuevas canciones de la banda? ¡Sí!-, pero dejando a un lado lo "sorpresivo" de que una banda ochentera suene en 2018 como las mejores del mundo moderno, el legado de Judas se ha forjado a lo largo de muchos años, y esa memoria colectiva del público mexicano fue respetada cuando sonaron los himnos heavymetaleros: "Breaking The Law", coreada por todo el Autódromo Hnos. Rodríguez; "Hell Bent For Leather" que creó una vibra muy oscura y pesada; y la brutal y devastadora "Painkiller", magistral pieza que fue interpretada como dictan los cánones y -¡Oh sorpresa! Aparecieron los Moshpits en la zona preferente; y neta no fueron cualquier cosa, estuvieron bastante intensos los rebotes-. La presentación de Priest ya era por mucho, una de las mejores de todo el festival, pero faltaba un gran final.


Después del primero de dos encores, los británicos retomaron la plataforma con "Metal Gods", una oda a sí mismos.


Tras la segunda "despedida", retumbó "You've Got Another Thing Coming", clásica:




"Living After Midnight" despidió la maravillosa actuación y fue la rola más ovacionada de los ingleses:



Un total de 18 canciones integraron uno de los actos más épicos que se recuerden en México en los años más recientes, cada miembro de la banda lo hizo posible: Scott Travis, puntual en la batería; Ian Hill, guiando el ritmo con experiencia en el bajo; Andy Sneap, quien tiene la difícil tarea de suplir en la guitarra a la leyenda Glenn Tipton, al respecto, Sneap cumple, nada espectacular, pero no es fácil ocupar el puesto que actualmente (y provisionalmente hasta en tanto mejore la salud de Tipton) ocupa; para que las guitarras gemelas brillen relampagueantes, veloces y ruidosas, se necesita de Richie Faulkner, quien es un master entre los masters, -Maravilloso guitarrista, es de esos tipos que escuchas, observas y terminas queriendo emular (-Ojalá después de MIL AÑOS de práctica yo pueda tocar así la guitarra; ja, ja); la mención especial en la banda no puede ser para otro que Rob Halford, el cantante luce su personalidad y distintas vestimentas, entra y sale del escenario cuando quiere, caminando o en una motocicleta (en los momentos del show que así lo ameritan), pero el tesoro de Halford no es su imagen sino esa voz privilegiada que posee, esas notas agudas que alcanza siguen sonando increíbles, -Una de las mejores voces en la historia del Metal-.


-¡Qué clase de banda es Judas Priest!-, sin duda uno de los actos en vivo que todo rockero-metalero debe apreciar antes de morir. Así que retomando el principio de estos párrafos dedicados a Judas, independientemente de las subjetividades tan comunes y tan necesarias en el mundo del Metal/Rock, puede o no gustarnos Priest, pero su magnitud es innegable. Si alguno de ustedes tiene ese feeling respecto al lugar que debe ocupar Judas Priest en la historia del Metal, pueden gritarlo con total confianza: "¡Judas Priest es la mejor banda de Heavy Metal de todos los tiempos!", cualquiera que haya visto a la agrupación en vivo, al menos en una ocasión, no podrá refutar absolutamente nada, quizá podrá argumentar por qué prefiere a otra o a otras bandas, pero nunca podrá menospreciar a estos británicos que son "Dioses del Metal".

CORONA HELL STAGE | Ozzy Osbourne (22:50 - 00:30)

HELL AND HEAVEN 2018 - Día 2 (5 De Mayo) | ¡Épico, Histórico, Inolvidable!

El "Príncipe De Las Tinieblas" Se Despidió De México

Llegó el momento del headliner de todo el HELL AND HEAVEN: Ozzy Osbourne, en su último concierto en México. La constante fue el brillo en los ojos de los fans, algunas lágrimas de felicidad, sonrisas y gritos de locura; toda la presentación de Ozzy fue como un sueño hecho realidad, ese sentimiento cuando un artista toca el corazón de sus fans.


La fiesta arrancó idílicamente con "Bark At The Moon" (que permitió escuchar la tan característica risa de Osbourne y su voz, acompañadas del ritmo rockero de la rola) y "Mr. Crowley", el ocultismo y la magia impregnaron el ambiente; ambas canciones fueron coreadas y ovacionadas por el auditorio.


Turno para "I Don't Know", la cual permitió la apreciación de la banda sobre el escenario, Osbourne y el conjunto de geniales músicos que lo acompañaron toda la noche:




Quienes hasta antes del concierto habíamos seguido virtualmente la gira NO MORE TOURS, sabíamos que algunas rolas de Black Sabbath son incluidas, están las fijas e infaltables y están las que varían conforme lo elige el intérprete. La primera de Sabbath en sonar en el HELL AND HEAVEN fue "Fairies Wear Boots" y nos maravilló como una de las mejores de la noche, los arreglos de Zakk Wylde en la guitarra le dan un tono más agresivo, algunos breves y pequeños Moshpits se armaron, pero la constante fue el headbanging inevitable con cada riff, los que somos muy fans de Sabbath, la gritamos con pasión; "Suicide Solution" enfatizó el estilo de Wylde, quien hiciera famosa esta pieza junto a Ozzy.


"Road To Nowhere" creó un ambiente pacífico y de melancolía, -Para baladas metaleras: No hay como las de Ozzy-:




Más de Black Sabbath, recién sonaron las primeras notas de "War Pigs" y el público se volvió loco, la rola fue cantada al unísono, lo que dimensiona su popularidad; ojalá tanto como nos gusta, despierte nuestra conciencia y reconozcamos al enemigo: los malos gobernantes del mundo.


Osbourne se retiró del escenario sorpresivamente, pero todo estaba contemplado para el espectáculo aparte que daría Zakk Wylde. Muchas caras de asombro ante el guitarrista, otros tantos coreábamos su nombre y apellido, sabíamos de la trayectoria del también guitarrista de Black Label Society. Que Ozzy Osbourne le permita momentos de protagonismo a Wylde, es reflejo de lo mucho que Osbourne respeta al que es sin lugar a dudas uno de los mejores guitarristas de la era moderna (tomando en cuenta finales de los 80's y principios de los 90's, cuando Zakk fue elegido para tocar en la banda de Ozzy). En el acto en vivo, "Miracle Man", "Crazy Babies", "Desire" y "Perry Mason" fueron tocadas, mezcladas y moldeadas al antojo de este barbado guitarrista, -¿Boca abierta? Más de uno estaba así- impresionantes solos en las cuerdas de acero, riffs atascados y rasposos, distorsión, scratching, melodía, notas agudas, Zakk pasa por cada una de estas facetas al tiempo que mantiene un ritmo físico extraordinario, infaltables esos solos a contra espalda (sin mirar la guitarra, dirigiéndola con sus brazos hacia la parte posterior del cuello), -¿Algo más? Sí, por si nos pareciera poco, Wylde tocó la lira con los dientes. Resplandeciente bajo el escenario, el guitarrista recorrió por aproximadamente 13 minutos la zona de vallas de los dos escenarios principales.


Parecía que la audiencia no podía estar más maravillada, pero faltaba el solo de batería, a cargo del mismísimo Tommy Clufetos "El nómada" (como lo bauticé hace un par de años), ya no tiene nada que demostrar, su calidad está comprobada; dio una cátedra breve pero concisa del por qué Ozzy Osbourne decidió incluirlo en Black Sabbath para el THE END WORLD TOUR:


El Último Concierto de Black Sabbath en México (Revista Rocktopía Mx/Número 8/Octubre-Noviembre-Diciembre 2016): bit.ly/2IemAmL


"I Don't Want To Change The World" permitió el regreso de un descansado Ozzy, se lució, como siempre:




Un estilo más Pop (-Más fresa-) apareció con "Shot In The Dark", Power Ballad que asemeja el sonido de agrupaciones como Foreigner o Aerosmith; la canción evocó la época ochentera. Cuando comenzaron los riffs de "Crazy Train" (la rola más famosa en la trayectoria de Ozzy en solitario) recibimos una descarga de adrenalina y júbilo, -¿Quién no conoce "Crazy Train"?; fue uno de los instantes cumbre de la noche-, específicamente en esta rola, Zakk Wylde queda a deber, no es que yo sea un "mejor guitarrista" (ni siquiera soy uno) como para criticar pero Wylde no le llegó ni a los talones al sonido mítico del fallecido Randy Rhoads, hay algunos arreglos que hacen a la versión de Zakk única y distinta, tal vez a propósito, para evitar las tan odiosas comparaciones (-sí, como la que estoy haciendo; ja,ja=) pero ese hecho únicamente aumenta la grandeza de la versión de Rhoads, "Crazy Train" fue, es y será de Randy Rhoads por los siglos de los siglos.


La banda dejó el escenario, pero todos sabíamos que faltaba un poco más. El encore dio paso a "Mama I'm Coming Home", interpretación que llenó el ambiente de nostalgia y una calma relativa, poco duraría pues el cierre no podía ser otra rola más que "Paranoid", el himno de Black Sabbath y de Ozzy Osbourne elevó a la décima potencia las revoluciones: gritos, brincos, empujones, un agradable GRAN FINAL.


"El Príncipe De Las Tinieblas" estuvo acompañado de una alineación extraordinaria: los ya mencionados Zakk Wylde y Tommy Clufetos, más Rob Nicholson (bajista) y Adam Wakeman (tecladista). Ozzy Osbourne se adueñó del escenario, su personalidad y su carisma son incomparables, Ozzy hace la seña de amor y paz, grita ("Com'on everybody", "I Can't Hear You", "I Love You"), y nada más; Osbourne sigue siendo uno de los frontman más básicos y con menos recursos (vocales y artísticos) en la historia del Rock, pero eso no le resta puntos para seguir siendo también, uno de los mejores y más amados rockstars de todos los malditos tiempos, -si me preguntan, es uno de mis favoritos-.


El recital fue salvaje y romántico, pasional y espiritual; ambivalencias que le dieron un toque especial, los fans nos entregamos en pura buena vibra metalera. Durante todo el concierto de Ozzy Osbourne en el HELL AND HEAVEN, se escuchó el cántico "¡Oe, oe, oe, oeee, Ozzy, Ozzy!"... Y más allá de las porras que por supuesto grité, lo único que se me ocurre agregar es: -¡Gracias Ozzy, te amamos!-.



Setlist:

1. Bark At The Moon

2. Mr. Crowley

3. I Don't Know

4. Fairies Wear Boots (Black Sabbath)

5. Suicide Solution

6. Road To Nowhere

7. War Pigs (Black Sabbath)

Solo de Guitarra; Miracle Man/Crazy Babies/Desire/Perry Mason

Solo de Batería

8. I Don't Want To Change The World

9. Shot In The Dark

10. Crazy Train

Encore:

11. Mama I'm Coming Home

12. Paranoid (Black Sabbath)


Así terminó un festival maravilloso,con un aforo de 160 mil asistentes durante los dos días del evento. dimos la vuelta y dijimos adiós, la emotividad se desbordaba y faltaba la joya de la corona: En el sonido ambiente, a manera de despedida, comenzó a sonar el "We Are The Champions" de Queen, al tiempo que, en las pantallas se proyectaban fotografías de algunas de las leyendas del Rock/Metal que ya están en el paraíso: Ronnie James Dio, Lemmy Kilmister, Jeff Hanneman, Freddie Mercury, Janis Joplin, Jim Morrison, Kurt Cobain, Chris Cornell, John Lennon, entre muchos otros, ¡ALGO HERMOSO! -Algunos cantábamos de la emoción, otros de las chelas ja, ja-. Como un sentido de conciencia me parece criticable la muy mala costumbre (de este y de prácticamente todos los festivales de Rock en México) de detonar pirotecnia como "punto culminante", la contaminación ambiental que aqueja a la CDMX y al mundo en general no es más una cuestión menor, el cambio climático ya es evidente, y si le sumamos que la pirotecnia asusta y genera crisis nerviosas a los perros, seguramente los vecinos de la zona aledaña que tuvieron que abrazar a sus mascotas se molestaron mucho con el cierre del concierto. -El deseo queridos lectores es que no tomen esta última observación como una mamonez, si hay un género musical que puede generar conciencia en la humanidad ese es el Rock, quizá sea momento de replantearnos temas como el expuesto-.


Lo Bueno: La comunidad tan grande de rockeros-metaleros que nos dimos cita, desde la CDMX y prácticamente cada rincón de la República Mexicana. Centroamérica, Sudamérica, e incluso EE. UU. y Europa; los fans luciendo su mejor outfit y disfrutando como hermanos. El público se comportó a la altura, salvo por dos o tres conatos de bronca, la unidad rockera-metalera prevaleció en un ambiente de Rock y Metal. Algo particularmente hermoso durante esta presentación fue encontrar a varias niñas y niños (quienes cumplían con el requisito de la edad establecida por los organizadores, y entraron gratis al festival) disfrutando de la música, nuevas generaciones de metaleritas y metaleritos, rockeando desde su infancia, -Nada más esperanzador que eso-.


A destacar los dos escenarios principales, son una plataforma excelente, algo innovador; siempre estuvieron sincronizados y con una sobresaliente puntualidad, precisión casi alemana o suiza, -de clase mundial-, todas las bandas tocaban a la hora anunciada, salvo dos o tres pequeñas excepciones que no demoraron más de 10 minutos (por ejemplo Scorpions y Ozzy Osbourne).


Lo Malo: El audio fue el punto más endeble a lo largo de los dos días de festival, tiene que mejorar mucho para la próxima edición, independientemente del deslinde de responsabilidades (ingenieros de audio de cada artista o ingenieros de audio del festival), si fue evidente la variación sonora entre banda y banda, unas con buen sonido, otras con regular, y algunas con pésimo. Otra cosa a mejorar son los accesos, como lo establecí en la reseña del primer día del HELL AND HEAVEN,


Conclusión: Cada uno de los asistentes vivió su propio festival, diferente desde los horarios de llegada y de salida, las bandas presenciadas, las actividades-extra realizadas en el recinto, etcétera; si bien cada uno tendrá su propia versión de los hechos, durante los dos días del HELL AND HEAVEN sólo puede haber una constante: -¡Fuimos parte de uno de los mejores conciertos en la historia de México (y seguramente de toda latinoamérica)!-, lo anterior, en gran medida fue el resultado de un todo, una unicidad: fans, bandas y organizadores hicimos del HELL AND HEAVEN 2018 un acontecimiento épico, histórico e Inolvidable!, por muchos años se hablará de esta edición, al menos hasta que sea superado por una nueva edición del propio festival o que algún otro festivales de Rock/Metal en México y en el continente (que sí los hay) sea capaz de alcanzar y superar este nivel.


Al final, no es nada fácil organizar un concierto que satisfaga las necesidades de 120 mil personas, y ese es un punto a favor para los organizadores, la calificación es aprobatoria, con los detalles ya mencionados para mejorar y corregir, pero sin lugar a dudas el festival estuvo a la altura de los mejores del mundo, y en México ya marca la pauta.

-¡Gracias HELL AND HEAVEN! Nos vemos en 2019-.

Twitter del autor: @LicenciadoRock

74 visualizaciones
ENTRADAS DESTACADAS