• FERNANDA CASILLAS

Rita Guerrero


Rita Guerrero | El fantasma vivo de su voz

Nombre: Rita Marisela Guerrero Huerta

Fecha de nacimiento: 22/Mayo/1964

Lugar de nacimiento: Guadalajara, Jalisco, México

Fecha de muerte: 11/Marzo/2011

Lugar de muerte: Ciudad de Mèxico

Trayectoria: Santa Sabina/Ensamble Galileo

Rol: Cantante

El fantasma vivo de su voz

Un pequeño, pero sincero homenaje, a la mujer, que con su visión y pasión, logró abrirle las puertas del arte y la belleza a quienes nos hemos dejado tocar con su verdad,


Rita, la menor de 11 hermanos, quién desde pequeña, tuvo constantes acercamientos a la música; empezando por su padre, el cual era trompetista, él le enseñó nociones de guitarra; uno de sus hermanos le compró un piano, para que la pequeña, aprendiera a tocar. Su padre murió cuando Rita tenía tan sólo nueve años de edad. Al cumplir 10 años, inició su instrucción musical en el departamento de Bellas Artes de la Universidad de Guadalajara, continuando años más tarde su formación como pianista.


Entrada en sus veintes, se trasladó sola a la Ciudad de México, para estudiar en el Centro Universitario de Teatro, de la Universidad Nacional Autónoma de México. Participó en la huelga estudiantil, allá por 1987, en donde conoció a Los Psicotrópicos, dando inicio a la historia de Santa Sabina, se unió además al movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, apoyándolo en todo momento. Incursionó en la actuación, en un proyecto televisivo llamado “Martín Garatuza”, el cual sirvió como experiencia a Rita, para no volver a actuar en televisión, ya que consideraba que se encasillaba a los actores.


Participó en una de las 10 historias de la cinta “Ciudad de ciegos”, dirigida por Alberto Cortés; protagonizó el mediometraje “Samuel”, para el CCC; “Amazona” de Daniel Gruener también figura en su currículum cinematográfico. Actuó en algunas obras de teatro, como: “Vox Thanatos”, de David Hevia; “La noche que raptaron a Epifania”, de Ana Francis Mor; “Una tertulia musical en el convento”, de Alejandro Reza. Dirigió y actuó en “Libre Vermell” y “Música Divina Humanas Letras”.


Condujo programas televisivos como: “Águila o rock”, “Cultura en línea” y “La materia de los sueños”, entre Canal 11 y Canal 22, en conjunto.

El 19 de octubre de 2010, se anunció que Rita padecía cáncer de mama, razón por la cual, se realizó un concierto llamado “Rita en el corazón”, para juntar fondos que la ayudarían en sus tratamientos, el cual recital se llevó a cabo en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris.


Viernes 11 de marzo del 2011, día en el que "La bruja del rock mexicano", cerró sus ojos en el plano terrenal, para abrirlos en aquel lugar en donde siempre buscó la inspiración y la belleza, mismas que seguramente encontró y que, tan grande es su espíritu, sigue buscando la manera de compartirnos.


“Tenía un cuerpo, hecho luz, hecho sal, un cristal fulgurante

En el agua, lo siguió, bajo el mar

Ya no era barca rota, era una reina ahogada, quiso ser cresta de ola, él la hizo luz de mar.

Jamás volvió, es una sombra más, en el fondo del mar, no volvió, no volvió”.


"Luz del mar" - Santa Sabina.


Rita Guerrero, la mujer que con su sendero, dejó un camino de luz, para quienes buscamos claridad ante la vida, una mujer valiente, aguerrida, visionaria, honesta, independiente. Con su vida inspiró otras vidas, -como la de esta escritora, y si hoy ella siguiera caminando sobre la tierra, le daría las gracias, por su guía, por mostrar el camino-.


La huella que dejó aquí, es un espacio inmenso, lleno de verdad y de arte, sumamente difícil de suplir, quizá imposible, una mujer como pocas; un árbol cuyos frutos siguen brotando, fuente inagotable de conocimiento y de amor... -Rita, tu lucha sigue viva, en quienes te admiramos, te queremos y te extrañamos, "no estando aquí, estás", ¡Gracias!-.




Redes Sociales de la autora: Facebook@fer.c.casillas

Instagram@despeinada_aja_aja

224 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

T4 | E2

ENTRADAS DESTACADAS
TAGS

Únete a nuestra "Lista de correo"

Recibe todas nuestras actualizaciones