• Diego López

Dirty Honey | La Nueva Maravilla del Blues-Rock Nortemericano.


Foto cortesía de Dirty Honey


Hay bandas que, de no ser por la producción más contemporánea, podrían engañar a cualquiera si le dijeran que su música data de las décadas de los años 70 u 80. Podría citar aquí algunos ejemplos muy populares como Greta Van Fleet, el mayor fenómeno vintage de los últimos años, o los no menos destacables Rival Sons y Wolfmother, entre otros tantos. No obstante, y atendiendo ahora a la escena Underground, pocas bandas nos han sorprendido tanto en el último año y medio como Dirty Honey, un cuarteto llamado a hacer cosas grandes.


Los originarios de California fundaron el grupo en el año 2017. No obstante, desde unos antes, y por el amor que sentían por Aerosmith y Guns N’ Roses, el vocalista Marc LaBelle y el guitarrista John Notto habían estado trabajando juntos en diferentes proyectos como Ground Zero y The Shags, donde interpretaban básicamente covers, así como alguna que otra composición del primero. Pronto se unirían al proyecto el bajista Justin Smolian y el batería Corey Coverstone, y, con ellos, empezó a escribirse, ahora sí, la historia de Dirty Honey.


Casi de casualidad, hace poco más de dos años, llegó a nuestras manos su EP homónimo (2019) y quedé fascinado por “When I’m Gone”, una de las mejores canciones que recuerdo haber escuchado durante aquel año y que poco tiempo después se convertiría en la primera canción autoeditada en alcanzar el número 1 en alguna lista musical americana, concretamente en el Billboard's Mainstream Rock, así como lograr superar las 4 millones de escuchas en un tiempo fugaz (ya van por más de 12 millones). Es muy emocionante el hecho de que un álbum grabado en Australia con sus propios medios, llegara a semejantes cotas de fama.


Fruto del éxito de ese primer extended play, no fue raro que estos jóvenes muchachos entraran rápidamente en el estudio para facturar su primer álbum de estudio, también titulado “DIRTY HONEY” (2021). El resultado, sinceramente, no podía ser mejor, logrando dar continuidad a las buenas sensaciones que generaron dos años antes a partir de números auténticos y pegadizos.


¿Pero qué tienen de especial estos muchachos? Por un lado podríamos destacar el feeling que se esconde tras las pistas de guitarra de John, por otro cabría hablar de la solidez de la base de bajo y batería, cortesía de Justin y Corey, respectivamente. Sin embargo, pienso que es la voz de LaBelle la principal “culpable” del curioso auge vivido por el grupo en estos años. El motivo no es otro que su rango vocal poco habitual en nuestros tiempos y que, indudablemente, nos hace pensar en los registros de tres grandes como Axl Rose, Steven Tyler y Robert Plant. Resulta imposible escuchar canciones como "Rollling 7s, la bluesera "Down The Road" o “California Dreamin’” y no terminar pensando en los primeros y más rockeros Aerosmith.


Por si necesitabas algún argumento más para convencerte de lo importante que es escuchar a fondo la breve discografía de estos muchachos, y dar peso a mis palabras, solo diré que The Who, Guns N’ Roses, Alter Bridge y los Black Crowes ya han contado con ellos como teloneros para varios de sus shows, algo de lo que muy pocos grupos pueden presumir.





Blog: Anfetamina y Rock

Twitter: @Anfetaminayrock

Facebook: Anfetamina y Rock

Instagram@anfetamina_y_rock


Twitter@DieguitoLopez97

Instagram@dieguitolopez97

23 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
ENTRADAS DESTACADAS
TAGS

Únete a nuestra "Lista de correo"

Recibe todas nuestras actualizaciones